Utilizamos cookies para poder estudiar y mejorar la experiencia de usuario de los visitantes de la web. Si continuas navegando por la web entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Serena Sáenz. Del Palau de la Música a la Staatsoper de Berlín

Serena-Pamina-Blog

Serena Sáenz, excantante del Cor Jove, fue Pamina en Berlín

La soprano barcelonesa Serena Sáenz Molinero, de 25 años, debutó en febrero pasado en el papel protagonista de Pamina de La flauta mágica de Mozart en la Staatsoper Unter den Linden de Berlín, en una nueva producción con dirección de escena de Yuval Sharon (foto arriba). Serena Sáenz fue cantante, primero del Cor Infantil y después del Cor Jove del Orfeó Català. Su paso por los coros del Palau la decidieron a emprender la carrera de canto. De Barcelona a Berlín. Del Palau de la Música Catalana a la Staatsoper Unter den Linden.

Esta es la historia.

Actualmente Serena Sáenz forma parte del International Opera Studio de la Staatsoper Unter den Linden de Berlín, un programa en el que varios jóvenes cantantes reciben formación específica para la profesionalización. Una formación que también incluye la experiencia sobre el escenario en las óperas del teatro alemán. “Tengo programadas más de cuarenta funciones esta temporada”, explica Serena.

En esta producción de La flauta tenía asignado el papel de Papagena –en el que ya había debutado hace un año en el mismo escenario, si bien en otra producción–, pero tuvo que cubrir la baja de la soprano Anna Prohaska y así se produjo su debut como Pamina. “Fui la cover de Pamina durante los primeros ensayos de escena, ya que Anna Prohaska no llegaba hasta más tarde”. Tres días antes del estreno “me anunciaron que sería yo quien cantaría Pamina porque Anna estaba enferma”. La cantante ha participado en todas las funciones de esta Flauta, siete como Pamina y cuatro como Papagena. La mexicana Alondra de la Parra ha sido la directora musical. “Nos hemos entendido muy bien, con Alondra”, dice Serena.

  • ¿Cómo describirías el rol de Pamina?
  • El papel de Pamina es muy comprometido, todo el mundo conoce el aria “Ach ich fühl’s” y espera que llegue el momento para deleitarse los oídos y evaluar si les gusta o no la interpretación de la soprano. En cuanto a tesitura no es muy alto y para mi voz es bastante cómodo de cantar.
  • ¿Podemos afirmar que se trata de un gran momento de tu carrera?
  • Naturalmente, haber hecho este debut ha sido un gran paso en mi carrera. La Ópera de Berlín me ha dado un voto de confianza como respuesta al trabajo realizado en los ensayos, y han querido darme la oportunidad de poder mostrarlo al público.
  • ¿Qué destacarías de esta nueva producción de La flauta mágica del director de escena Yuval Sharon?
  • El concepto escénico de Yuval Sharon es que todos los personajes son marionetas que sólo se mueven cuando tres niños tensan los hilos. Literalmente, hemos estado colgados del techo por un arnés que nos permitía volar y teníamos dos gomas en las muñecas para acentuar esta sensación de títere.

La crítica ha dicho: “El tono de Serena Sáenz Molinero no siempre parecía ideal para Pamina, pero cantó con tanto espíritu e inteligencia que sus escenas eran amenudo las más encantadoras de la noche. Ella transformó “Bei Männern” en una delicia dentro de la monotonía de la producción, y su “Ach ich fühl’s”, es ist verschwunden” fue una maravilla de claridad, humildad y anhelo.” (Jesse Simon, mundoclassico.com, 21-2-2019)


Serena Sáenz ha interpretado más de una docena de papeles los últimos años y hay que destacar su participación, en Alemania, en el Festival Rossini de Wildbad (2016), con su debut en el papel de Chiara de Il conte di Marsico (“fue mi primer gran reto en un rol protagonista y con una ópera que no se había estrenado nunca”) y en el Opernakademie Weikersheim (2017) con el papel de Gretel de Hänsel und Gretel de Humperdinck.

Con 13 años Serena subió por primera vez a un escenario para cantar el papel de Aninka de la ópera infantil Brundibár de Hans Krása, en una producción del Petit Liceu (temporada 2007-08). También los años 2014 y 2015 recibió dos becas de la Fundación Ferrer-Salat para estudiar el grado superior de música en el Conservatorio del Liceo. “Coincidió mi primer año en el Conservatorio del Liceo con mi último año en el Cor Jove; tuve que escoger entre seguir en el Cor o formarme como cantante solista”, explica.

En el año 2018 ganó el Premio Mozart del Concurso Internacional de Canto Tenor Viñas. "El Concurso Viñas me ha dado mucha visibilidad y reconocimiento a nivel internacional; de hecho, la Ópera de Berlín me conoció durante la fase preliminar del Concurso”. También ha sido premiada en los concursos: International Gesangswettbewerb Ferruccio Tagliavini (Austria), Concours International de Chant de Mâcon (Francia), tercer premio del Concurso Mirabent i Magrans (Catalunya) y Las Sinfonías de Otoño (Francia). “Cada paso por un concurso es una experiencia que te hace crecer como cantante y como persona. No es tanto que el premio te pueda dar el éxito, sino cómo afrontar los retos que yo misma me propongo; la preparación y el tiempo que dedico para poder alcanzar este reto no tienen precio. Para mí la manera de avanzar es tener un objetivo claro y sin duda los concursos lo consiguen”.

  • ¿Crees, pues, que los concursos son buenos o necesarios para iniciar una carrera profesional?
  • Los concursos son una manera muy efectiva de presentarte en sociedad, es una audición a nivel público para toda persona que asiste al concurso. Te das a conocer no sólo al jurado, sino también a directores de casting y agentes que te pueden abrir puertas en un futuro.

La semilla del canto, en el Palau de la Música

Serena Sáenz fue cantante del Cor Infantil del Orfeó Català de los 12 a los 16 años. “Realmente fue una experiencia muy enriquecedora”, recuerda. “Desde el primer día que entré quedé fascinada con la manera de trabajar de Elisenda Carrasco, nuestra directora en ese momento. El amor que nos transmitía y la forma en que nos enseñaba no sólo a cantar canciones, sino también a saber escucharnos para formar un sonido conjunto y armonioso. Fueron cuatro años llenos de aventuras, viajes y fines de semana con un coro que recuerdo como una de las mejores experiencias que he vivido”. Serena recuerda la audición para ingresar en el coro ... con La flauta mágica de Mozart! “Me acordaré siempre, que ofrecí una audición con la famosa aria de la Reina de la Noche ... Bueno, lo intenté. Porque con 12 años no sabía que esa canción (para mí era una canción que tenía en la mente) pertenecía a La flauta mágica de Mozart”.

A los 16 años ingresó en el Cor Jove del Orfeó Català, al que perteneció durante cinco años. “Me hubiera gustado quedarme más tiempo, pero mi carrera de canto había comenzado y ya no me era compatible continuar dentro del Cor”, explica. 

 “Estar en el Cor Infantil fue realmente una experiencia muy enriquecedora”

“El Cor Jove es un seguro de crecimiento a nivel musical y personal”

De estos años recuerda particularmente la cantata Sent 100 de Pedro Pardo, obra que se encargó para celebrar el centenario del Palau de la Música Catalana en 2008. Participaron más cien voces de los coros de la Escola Coral del Orfeó Català y Serena Sáenz tuvo un papel solista. “Si no recuerdo mal, me parece que fue la primera vez que hacía de solista en el escenario del Palau de la Música en un concierto de gran envergadura. Cantando aquel personaje que se llamaba el Ángel de la Música me di cuenta de que sí, que me gustaba mucho estar en el escenario y que lo quería continuar haciendo”

  • Cómo valoras la formación musical recibida en la Escola Coral del Orfeó Català?
  • De primera calidad. Las clases de canto con Anna Ollet han sido un tesoro, me descubrió la voz.

De su etapa reciente en el Palau de la Música, destacan el papel de Belinda de la producción de Dido & Aeneas del Cor Jove (2013 y 2015), y como soprano solista en Carmina Burana participativo del Palau, bajo la dirección de Simon Halsey (2017). Fuera del Cor Jove también cantó el papel de Susanna en una producción de Las bodas de Fígaro de Mozart de la Orquestra de Cambra de Vic, que dirigió Esteve Nabona (2016).

  • De Dido & Aeneas, producción de éxito del Cor Jove, qué destacarías?
  • Era la primera vez que el Cor Jove interpretaba una ópera; estábamos acostumbrados a hacer repertorio de concierto y no a interpretar. Realmente fue una experiencia maravillosa poder trabajar con Marc Rosich, el director de escena, y ver realmente cuál es el proceso de poner movimiento corporal a la música. Esta experiencia nos unió aún más entre los cantores. 
  • De estas actuaciones, cuál ha sido la más importante para ti?
  • Mi debut como solista en Carmina Burana creo que ha sido la actuación en el Palau que más me ha motivado. Ya no formaba parte de la Escola Coral y me pidieron ser solista. Ver que gracias al Cor Jove ahora se me permitía cantar como solista esta pieza, que había cantado por primera vez en mi primer año en el Cor Infantil, me hizo sentir que cerraba el círculo.

Hemos pedido a Esteve Nabona, director del Cor Jove del Orfeó Català, rememorar los momentos y las sensaciones más destacadas del paso de Serena por la Escola Coral del Orfeó Català.

“En su etapa en el Cor Infantil del Orfeó Català Serena ya despuntaba, no sólo por la calidad de su voz, sino por la naturalidad en el escenario. Ya en el Cor Jove, Serena mostraba este talento innato para la música y el canto y ya se veía que cuando se pusiera a trabajar el instrumento llegaría donde ella quisiera. Lo comentamos muchas veces con Anna Ollet, su profesora de canto en el Cor. Ser cantante es muy sacrificado y hay que madurar mucho las decisiones; ella lo supo hacer en el momento justo. Con sólo 19 años, su interpretación de Belinda en la producción de la ópera Dido & Aeneas del Cor Jove, en 2013, sobresalió por encima del nivel que se puede esperar de una joven cantante de coro. La misma producción se repitió en 2015, y en dos años el crecimiento vocal fue exponencial”.

El director del Cor Jove del Orfeó Català explica que “particularmente estoy muy contento, porque siempre que he pedido a Serena su intervención como solista en producciones del Cor Jove siempre ha aceptado la invitación con mucha ilusión y profesionalidad. Ya lo hizo hace un par de años con el Carmina Burana participativo, donde bordó la parte tan exigente de soprano”.

 “Con Anna Ollet le insistimos mucho en que tenía que emprender el vuelo, que tenía una carrera brillante por delante. Creo que Berlín le ha dado toda la estructura pedagógica que necesitaba y la posibilidad, a través de las opera studio, de hacer el salto a la ópera profesional. Ha escogido bien, y lo está llevando con mucha inteligencia”.


Volviendo con Serena, de su etapa en el Palau de la Música también recuerda que “mi primer solo importante fue el “Pie Jesu” del Requiem de Fauré. Lo canté en el Palau con el Cor Jove y luego en la Sala Oriol Martorell de L’Auditori con el Cor de Cambra del Palau. Fue realmente un momento decisivo de mi carrera como cantante. Estos episodios como solista que se me permitían vivir con el Cor Jove eran únicos y alimentaban las ganas de dedicarme a la música clásica”.

  • También fuiste solista en la canción “Darrer pleniluni de tardor” (de Las cuatro estaciones de Salvador Brotons) del CD Aigües de primavera del Cor Jove (2010). ¿Qué recuerdos tienes de esta intervención? Tengo entendido que hacía muy poco que habías ingresado en el Cor Jove.
  • Fue totalmente inesperado. Acababa de entrar en el Cor Jove y si te soy sincera no recuerdo qué pasó exactamente. Sólo recuerdo que no conocía a nadie y desde aquel día de la grabación pasé a ser la nueva “triunfito”. Admito que estaba muy nerviosa. Recuerdo que grabamos el CD en el Petit Palau y ver aquella sala vacía de butacas en platea con todo el coro sentado frente a mí sin conocer a nadie y tres micros ..., bueno ..., con 16 años fui valiente.
  • Hace poco una cantante actual del Cor Jove nos decía que “cantar en el Cor Jove es asegurarte que vivirás experiencias únicas y enriquecedoras”. ¿Estás de acuerdo?
  • Estoy totalmente de acuerdo. El Cor Jove es un seguro de crecimiento a nivel musical y personal; se encuentran amigos de verdad y hace que te enamores de la música.
  • ¿Cuáles son tus proyectos de futuro: inmediato, a corto plazo y a largo plazo?
  • Continuar un año y medio en Berlín terminando el máster de canto y el Opera Studio. Me presentaré a dos concursos internacionales y debutaré en cuatro roles la próxima temporada en Berlín. ¡Pero lo que más ilusión me hace es volver al Palau de la Música con Dido & Aeneas el próximo mes de julio!

Como decíamos, y por tercera vez, Serena será Belinda en la reposición de la producción de Dido & Aeneas del Cor Jove los próximos 7 y 8 de julio de 2019 en el Petit Palau, “y me hace muy feliz volver a dirigir y poder vivir de nuevo, en primera persona, su crecimiento como artista”, dice Esteve Nabona.

¡Nosotros no faltaremos!