La emblemática Orquesta Sinfónica de Viena y el pianista Jan Lisiecki actúan el jueves en Palau 100 con las localidades casi agotadas

El próximo jueves, 24 de noviembre (Sala de Conciertos, 20 h), la Orquesta Sinfónica de Viena, una de las orquestas más emblemáticas de Europa, volverá al Palau de la Música Catalana, dentro del ciclo Palau 100, con un programa atractivo y con el pianista Jan Lisiecki como solista invitado. El joven pianista canadiense, que pertenece a la nueva generación de músicos con una carrera internacional impecable y un talento desbordante, interpretará el Concierto para piano núm. 21, KV 467 de Mozart, que incluye uno de los movimientos más famosos de la literatura sinfónica pianística. Dirigida por Omer Meir Wellber, la formación vienesa también ofrecerá la Sinfonía núm. 5, en Do sostenido menor de Gustav Mahler, en un concierto con las localidades casi agotadas.

Dos obras primordiales del repertorio clásico y a la vez bien conocidas por el gran público gracias al cine. Del Concierto para piano núm. 21 de Mozart, compuesto en 1785 “en un período que se considera de madurez creativa y durante el cual escribió varias de sus obras magistrales”, el segundo movimiento fue incluido en el filme Elvira Madigan de Bo Widerberg, película sueca premiada en 1967, “para ambientar los momentos de mayor calma y sensuales de la historia de amor real y trágica que vivieron la acróbata Hedvig Jensen y el conde Sixten Sparre a finales del siglo XIX”, según explica la Dra. Sofía Martínez Villar, musicóloga y especialista en percepción auditiva.

La Quinta de Mahler, que “ya había sido concebida, como todas las Sinfonías de Mahler, con su propio mensaje y sus aires autobiográficos”, también “goza de popularidad gracias al uso del cuarto movimiento que hizo Luchino Visconti en la impresionante escena final de su filme Muerte en Venecia, de 1971, explica Sofía Martínez. “La gran cultura y los gustos distinguidos del cineasta le llevaron a este curioso “Adagietto”, sólo para cuerdas, que según lo afirmaron los amigos de Mahler (los directores Bruno Walter y Willem Mengelberg), había sido escrito como una declaración de amor hacia su joven esposa Alma, con la que vivía la miel de los primeros años de la convivencia”.

Una hora antes del inicio del concierto (19 h, Petit Palau, entrada libre) tendrá lugar la sesión divulgativa "Hablemos de..." en torno al concierto a cargo de la Dra. Sofía Martínez Villar.

Sobre los intérpretes

Las interpretaciones y técnica de Jan Lisiecki traslucen una madurez que supera su edad. Con veintisiete años, el canadiense ofrece más de un centenar de conciertos cada años por todo el mundo y ha colaborado estrechamente con directores de gran reconocimiento, como Antonio Pappano, Yannick Nézet-Séguin, Daniel Harding, Manfred Honeck y Claudio Abbado. La pasada temporada presentó un nuevo programa de recitales con Nocturnos y Estudios de Chopin en más de una treintena de ciudades. Invitado a actuar con las mejores orquestas del mundo, esta temporada 2022-23 su agenda incluye una residencia en el Elbphilharmonie de Hamburgo y en la Philharmonie de Colonia, la gira actual con la Wiener Symphoniker, y con la Royal Philharmonic Orchestra, y también volverá a la Academy of St. Martin in the Fields y tocará en la gala de apertura de la temporada de la Seattle Symphony. La primavera de 2023 actuará nuevamente en La Scala de Milán, tanto en recital como con la Filarmonica della Scala. Con una extensa y premiada discografía, a los dieciocho años, Lisiecki se convirtió en el galardonado más joven con el Premio al Artista Joven de Gramophone y recibió el Premio Leonard Bernstein. En 2012 fue nombrado embajador de Unicef ​​en Canadá.

Con una rica historia empapada de tradición, la valentía de distinguirse y una permanente alegría por el descubrimiento, la Orquesta Sinfónica de Viena constituye el corazón de la metrópolis de la música clásica que es Viena. Desde hace ciento veinte años ha dado forma al sonido especial de la ciudad, forjando un vínculo entre pasado, presente y futuro como ninguna otra. El hecho de que se fundara precisamente en 1900 no es una coincidencia. Los aires renovadores del modernismo vienés se concentraron en torno a esta nueva orquesta, que afrontó los retos del siglo XX con plena confianza y visión de futuro. Esto incluía inicialmente el dominio garantizado del pasado musical de la ciudad: fue la primera gran orquesta que ofreció todas las Sinfonías de Beethoven en la capital austríaca. El legado humanista y progresista de Beethoven y del Romanticismo vienés parecen hechos a la medida de la Sinfónica, que es, justamente, líder en este repertorio hasta la fecha.

El israelí Omer Meir Wellber se ha consolidado como uno de los principales directores de nuestros días, tanto de ópera como de repertorio orquestal. Divide su tiempo entre los cargos de director principal de la BBC Philharmonic, director musical del Teatro Massimo de Palermo, director principal invitado de la Semperoper de Dresde y director musical de la Raanana Symphonette de Israel. Desde septiembre de este año es el director musical de la Volksoper de Viena con la directora Lotte de Beerm iniciando una nueva era en la sala. Ha trabajado con algunas de las orquestas más prestigiosas del mundo, como la London Philharmonic Orchestra, Gewandhausorchester de Leipzig, NDR Elbphilharmonieorchester de Hamburgo, Orquesta Sinfónica de la Radio Sueca, City of Birmingham Symphony Orchestra, Deutsche Kammerphies Orquesta Filarmónica de Israel, SWR Sinfonieorchester, Rundfunk-Sinfonieorchester de Berlín y Tonhalle-Orchester de Zúrich.

(fotografía de la Orquesta Sinfónica de Viena © Peter Rigaud).

(fotografía de Jan Lisiecki ©Stefano Galuzzi).