COVID-19. Protocolo de seguridad y medidas preventivas. MÁS INFO

Utilizamos cookies para poder estudiar y mejorar la experiencia de usuario de los visitantes de la web. Si continuas navegando por la web entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

El Palau de la Música Catalana es el escenario de lo escape room Tocata y fuga, una nueva manera de disfrutar y explorar el patrimonio de la sala modernista

Este mes de octubre se ha puesto en marcha lo escape room Tocata y fuga, que con el Palau de la Música Catalana como escenario de la actividad supone una nueva manera de disfrutar del patrimonio y de los diferentes rincones del edificio modernista, algunos de los cuales fuera del circuito habitual de visitas (como el Centro de Documentación del Orfeó Català), si bien con dinámicas y códigos de juego propios de los escapo rooms. La propuesta responde al objetivo de ampliar el catálogo de visitas con nuevos formatos atractivos que acerquen al Palacio nuevos públicos, en el marco de una temporada que tiene como leitmotiv la palabra “Perspectivas”. Se trata de una nueva mirada sobre la historia del Orfeó Català y el edificio modernista que se añade en el catálogo de propuestas que incluyen la visita libre, la visita guiada, la visita familiar o la visita taller de dibujo Inspira.

Los visitantes de Tocata y fuga acceden a conocimientos relacionados con la historia del Palau y el Orfeó Català con Johann Sebastian Bach –compositor muy vinculado a la institución– y Albert Schweitzer –médico, teólogo, filósofo y reconocido organista que tocó al Palacio en varias ocasiones– como desencadenantes del argumento. La actividad fusiona elementos de ficción con personalidades e hitos reales para vivir el recinto y su historia desde una perspectiva innovadora.

Sobre Tocata y fuga

Los participantes de lo escape room, una actividad ideada en colaboración con MissionLeak, formarán parte de un operativo de los servicios secretos para cumplir una misión secreta de gran urgencia: encontrar los planos de un peligroso artefacto escondidos en el Palau de la Música Catalana. Los participantes disponen de 90 minutos para encontrar los documentos y destruirlos antes de que caigan en “manos enemigas”. Y para conseguirlo tendrán que explorar el recinto modernista en una experiencia única.