Utilizamos cookies para poder estudiar y mejorar la experiencia de usuario de los visitantes de la web. Si continuas navegando por la web entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Clavé XXI visita el proyecto Young People’s Chorus de Nueva York

YPC_gran

Clavé XXI y YPC han intercambiado información y experiencias gracias a la mediación de Simon Halsey, director artístico de los coros del Palau de la Música Catalana.

Tres responsables de Clavé XXI: Esteve Nabona (director artístico), Jordi Vivancos (gerente) y Gloria Fernàndez (directora de coros) viajaron el pasado abril a la ciudad de Nueva York para conocer de cerca el Young People's Chorus (YPC), un proyecto social basado en la práctica del canto coral fundado por Francisco Núñez. El proyecto YPC, con similitudes con Clavé XXI -el proyecto social de la Fundación Orfeó Català-Palau de la Música Catalana- se dirige a niños y jóvenes en situación de vulnerabilidad social, aunque actualmente ya acoge un sector más amplio y diverso de la sociedad neoyorquina.

Francisco J. Núñez, compositor, director de orquesta y pedagogo, reconocido mundialmente por su diversidad y excelencia artística, y toda una celebrity en la ciudad de los rascacielos, fundó el proyecto YPC hace veintiún años. Previamente, sin embargo, estuvo durante diez años formando parte de un proyecto coral de ámbito estatal (en todos los Estados Unidos), en su caso concretamente en la zona de Nueva York, dirigido a los niños y jóvenes en situación de mayor vulnerabilidad social, con perfiles sin escolarización, que vivían en la calle y sin referentes familiares, en barrios problemáticos, como el Bronx o Harlem. Con la creación del YPC, Núñez hizo tomar conciencia de la capacidad de los niños y niñas para alcanzar altos niveles artísticos con un proyecto que integrara un sector más amplio y diverso de la sociedad, y no exclusivamente los más desfavorecidos, creando un nuevo ámbito de convivencia. Así, cada año cerca de 2.000 niños y niñas de 8 a 18 años se benefician musicalmente, académicamente y socialmente a través de su participación de los programas escolares y extraescolares del YPC. En Estados Unidos la tradición coral está sobre todo vinculada a las escuelas (franja infantil y secundaria) y a las universidades, a partir de iniciativa privada.

Un proyecto singular en Estados Unidos

El YPC es un proyecto de coro singular en Estados Unidos, donde, según su director, no hay ninguno parecido. Es un proyecto con una finalidad integradora y cohesionadora, pero que busca al mismo tiempo la excelencia artística de los coros. Su lema es: "Listen today. Hear tomorrow "(Sentir hoy. Escuchar mañana). Puede ver su sitio web aquí.

El proyecto YCP abarca, en el ámbito territorial, los cinco boroughs (municipios o distritos) de Nueva York: Bronx, Brooklyin, Manhattan, Queens y Staten Island; tiene su sede en el centro de Manhattan, porque es la zona de más fácil acceso. Nueva York es una ciudad con grandes contrastes, sobre todo a partir de dos aspectos principales: nivel de ingresos y raza; con una sociedad muy polarizada, con personas muy ricas o millonarias y personas muy pobres, espectro que incluye niños y jóvenes sin vínculo o referente familiar, sin escolarizar y incluso sin casa. Sin embargo, Nueva York es una ciudad muy cosmopolita, con una importante colonia de hispanos y asiáticos y, por tanto, con una gran diversidad de razas.

El perfil social de los cantores va desde el umbral de la exclusión social hasta los multimillonarios. El proyecto no trabaja con niños y familias que están excluidos del sistema, ya que (según la experiencia de Francisco Núñez con este perfil de niños y familias) hay problemas de continuidad, lo que impide poder alcanzar el nivel de excelencia artística que se persigue. El proyecto reúne a unos 1.800 cantores entre los coros principales, los coros vinculados a las comunidades y los coros vinculados a las escuelas.

Ciudad con grandes contrastes, el YPC abarca el ámbito territorial formado por los cinco boroughs (municipios o distritos) de Nueva York.

 

Este espectro tan amplio de procedencia es uno de los elementos más singulares del proyecto, que consigue atraer perfiles muy alejados.

Este espectro tan amplio de procedencia es uno de los elementos más singulares del proyecto, que consigue atraer perfiles muy alejados. El reto es conseguir que convivan todos los perfiles sociales en un solo coro. La incorporación gradual de niños provenientes de las familias más acomodadas se ha ido logrando gracias a ofrecer un proyecto artísticamente muy potente y atractivo, con proyectos musicales, repertorios, viajes y formación de primer nivel, aspectos que no sólo se pueden comprar con dinero.

El 80% de los niños de los coros YPC están becados; esto quiere decir que no tienen que pagar una cuota que puede oscilar entre los 600 y 800 dólares anuales, en buena medida equiparable a la de la Escuela Coral del Orfeó Català. Para Francisco Núñez el reto para la cohesión social del conjunto de la sociedad parte de la diversidad y de crear espacios de encuentro de personas con niveles económicos, procedencias y razas diferentes.

Estructura y funcionamiento

El proyecto YPC estructura en tres tipos de coros: YPC School Choirs, red de corazones en escuelas de diferentes barrios de la ciudad; YPC Community Choirs, coros extraescolares integrados por niños y niñas elegidos de los diferentes coros, y YPC Performance Choirs (coros de concierto), coros seleccionados, con más actividad, que actúan y se presentan a concursos y festivales alrededor del mundo. Precisamente el Young People's Chorus of New York City fue premiado en la última edición del Festival Internacional de Música de Cantonigròs 2017. Los directores de los coros son formados dentro del proyecto y son ellos mismos los que se desplazan en las escuelas y dirigen los coros de comunidad o los coros de concierto. En las actuaciones todos los coros cantan con el nombre YPC.

El proyecto cuenta con un presupuesto anual de 5,2 millones de dólares. El YPC es el coro de los Estados Unidos con un presupuesto más importante, muy por encima del presupuesto medio de un coro, que puede oscilar entre los 70.000 y los 100.000 dólares, al margen del sobrecoste que pueda originar una gira o un proyecto extraordinario. El grueso importante del gasto, sin embargo, está vinculado a los recursos humanos, tanto en el ámbito artístico como administrativo, así como los gastos generados por su actividad concertística y viajes frecuentes en el mundo. Los ingresos se obtienen sobre todo a partir de donaciones privadas, provenientes de particulares o fundaciones. El proyecto YPC tiene un departamento con tres personas que trabajan sólo para captar fondos.

El proyecto dispone de unas instalaciones propias en el centro de Manhattan, todas en la misma planta de un edificio donde destacan las dos salas de ensayo de gran capacidad y muy flexibles, con pianos de cola Steinway. En cuanto a los aspectos formales del local, sobre todo la decoración, iluminación y reparto de los espacios, responden a la filosofía sintoísta japonesa, sin decoraciones superfluas, con mucho vidrio (desde fuera de las salas de ensayo se pueden ver los coros) y paredes blancas.

El impacto musical de la actividad del proyecto YPC en los beneficiarios y sus comunidades dan las cifras siguientes:

  • 5.000.000 de personas han disfrutado de las actuaciones de sus coros, en vivo u online.
  • 2.000 horas anuales de ensayo de todos los coros.
  • 125 actuaciones al año (de todos los coros).
  • 1.800 beneficiarios.

El impacto social se traduce principalmente, según Francisco Núñez, en el hecho de que el cien por cien de los jóvenes que cantan en los coros de concierto pueden acceder a una buena escuela de secundaria, la mejor garantía para poder hacer después el paso a la universidad.

 

 

Con un presupuesto anual de 5,2 millones de dólares, el YPC es el coro de los Estados Unidos con un presupuesto más elevado.

Precedentes de la relación entre el Palau de la Música Catalana y el YPC

Por recomendación de Simon Halsey, en julio de 2017 el Cor Jove del Orfeó Català recibió el Young People's Chorus de Nueva York. Después de compartir un ensayo cantando juntos un par de piezas, el coro americano hizo un concierto en el Ciclo Coral Orfeó Català en el Petit Palau. En el concierto se presentó en dos formatos, un coro infantil dirigido por Elizabeth Nuñez y un coro juvenil dirigido por Francisco Nuñez, que cantaron individual y conjuntamente. El concierto fue brillante y los dos coros demostraron un gran nivel. Al final del concierto, el Cor Jove y el YPC americano cantaron las dos obras que habían trabajado en el ensayo.

Al día siguiente del concierto, Francisco Nuñez dio a conocer su proyecto coral, el aspecto social del cual tiene muchos puntos en común con Clavé XXI; aparte que el entendimiento entre los dos coros jóvenes (el de Nueva York y el del Orfeó Català) fue muy buena. Así surgió la idea de hacer un proyecto común, al que se podría añadir el Coro Juvenil de Clavé XXI. Pero la posibilidad de ir a Nueva York no era viable y la propuesta se descartó.

A pesar de ello no se quiso perder la posibilidad de conocer más en profundidad el proyecto de Francisco Núñez, ya que el nivel artístico que se consigue es increíble, y aún más tratándose de un proyecto social. El mismo Simon Halsey también fue de la opinión de sacar algo más de provecho de este contacto, que se convertía en una oportunidad para hacer crecer Clavé XXI. Por este motivo se planteó emprender una visita a Nueva York para conocer el funcionamiento del proyecto a todos los niveles: el trabajo en las escuelas de los barrios, los coros de concierto, la estructura, métodos de trabajo, etc.

El Cor Jove del Orfeó Català y el Young People's Chorus de Nueva York compartieron ensayo y concierto en el Petit Palau en 2017.

Propuestas para implementar en Clavé XXI

La visita al Young People's Chorus de Nueva York ha sido sin duda una experiencia enriquecedora. Conocer de cerca el funcionamiento del proyecto YPC ha puesto sobre la mesa de Clavé XXI algunas consideraciones que se podrían implementar en el proyecto catalán, como por ejemplo: incluir el aprendizaje del lenguaje musical dentro del ensayo, unificar aspectos metodológicos y de funcionamiento de los ensayos , trabajar de manera unificada la metodología de lectura a vista entre todos los directores de los cos, crear y publicar métodos de canto para las escuelas y entidades de Clavé XXI, cambiar la terminología de algunos coros y hacer acciones formativas o talleres dirigidos directamente a los profesores de música de las escuelas que participan en el proyecto.

Conocer de cerca el funcionamiento del proyecto YPC ha puesto sobre la mesa de Clavé XXI algunas consideraciones que se podrían implementar en el proyecto catalán.