Más de 200 niños y jóvenes de orquestas y coros de todo el Estado español actuarán juntos por primera vez en el Palau para mostrar el poder transformador de la música

El concierto está organizado por Red Música Social, la plataforma que apuesta por la práctica musical colectiva como herramienta eficaz para reducir las desigualdades y luchar por la cohesión social
Mañana sábado, 19 de marzo, a las 12 h, el Palau de la Música Catalana acogerá el concierto que organiza Red Música Social con más de doscientos niños y jóvenes de orquestas y coros provenientes de proyectos de Barcelona, ​​Madrid, Bilbao, Zaragoza , Valencia y Vitoria, que se unirán por primera vez para mostrar, a través de la música, su compromiso con la igualdad de oportunidades. Este concierto quiere visibilizar el poder de la música como herramienta necesaria para conseguir la equidad educativa y la reducción de las desigualdades sociales.
Música por crecer es el título de la propuesta, que este año llega a la segunda edición; la primera se celebró el 27 de junio de 2019 en el Auditorio Nacional de Madrid. El concierto tiene la colaboración de la Generalitat de Catalunya y de Renfe. Los participantes se encontrarán hoy por primera vez juntos en el escenario para ensayar el programa de mañana, que consta de diversas músicas de todo el mundo y de diferentes estéticas y estilos. Los niños y jóvenes protagonistas del concierto lanzarán con su actuación un mensaje más urgente y necesario que nunca, dadas las circunstancias actuales: que la música es una fuerza generadora de libertad, belleza, juego y encuentro y que la acción musical mueve a la fraternidad humana y aspira a la unión de todas las personas. Una experiencia que ofrece un camino concreto para la promoción de una cultura de paz, concordia y escucha.
Programa del concierto
El concierto, que será conducido por la periodista Mireia Mallol, se divide en tres bloques. En el primero, puramente coral, encontraremos músicas que van desde Sudáfrica y Hawaï, hasta la música catalana actual de Miki Núñez –con la aclamada Escriurem– y de Arnau Tordera –con Una veu feta de mil veus, que ha devenido el himno del proyecto social Palau Vincles. El segundo bloque brindará el turno a la parte orquestal, con obras adaptadas de origen latinoamericano, como Sol di manhã de Paulino Vieira, y Suite afro-cubana y Ritmos ciganos –escrita sobre temas tradicionales de los gitanos de Brasil–, ambas de Carlos García. Seguidamente podremos oír dos adaptaciones de música europea: la "Farandole" de Bizet (de la obra L'Arlésienne), arreglada por Richard Meyer, y la tradicional sueca Finvisan, arreglada por Tormod Tvete. La tercera parte, que cerrará el concierto, unirá los coros y los instrumentos en tres tutti. El primero con el arreglo de Tormod Tvete del “Himno a la alegría” de la Novena Sinfonía de Beethoven, con la ya tradicional traducción catalana que hizo Joan Maragall. El segundo, con la canción que abre El rey León de Walt Disney: El ciclo vital de Elton John, y el tercer tutti será el festivo Merengue del primero de Carlos Medrano.
Acerca de Red Música Social
Red Música Social es la plataforma impulsada por ocho entidades de intervención sociomusical de todo el Estado español: Acción por la Música; Etorkizuna Musikatan; Músicos Solidarios Sin Fronteras; Orquesta Escuela Zaragoza; Palacio Víncles-Palau de la Música Catalana; Plataforma REDOMI; Voces para la Conciencia y el Desarrollo y Xamfrà, y cuenta con el apoyo del Alto Comisionado contra la Pobreza Infantil, del Gobierno de España.
La Red Música Social pretende integrar y articular el movimiento de transformación social en España a través de la música. Un país en el que uno de cada tres niños está en riesgo de pobreza o exclusión social, más de dos millones de niños y niñas viven bajo el umbral de la pobreza y casi 700.000 en pobreza grave. La Red es un espacio abierto a nuevas incorporaciones, en el que crecer conjuntamente. Por eso invita a sumarse a todas aquellas entidades, iniciativas y proyectos que compartan el propósito de contribuir a la reducción de las desigualdades ya la cohesión social, consiguiendo, así, el reconocimiento público y social como agentes de cambio y contribuyendo a su sostenibilidad.