Utilizamos cookies para poder estudiar y mejorar la experiencia de usuario de los visitantes de la web. Si continuas navegando por la web entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cuatro preguntas a... Sir John Eliot Gardiner

Uno de los atractivos principales de las celebraciones en Barcelona del 250 aniversario del nacimiento de Beethoven será la integral de las Sinfonías que Sir John Eliot Gardiner dirigirá en el Palau de la Música Catalana el próximo mes de febrero. En cinco jornadas: los días 9, 10, 11, 13 y 14 de febrero (Sala de Conciertos, 20 h, ciclo Palau 100), y al frente de la Orchestre Révolutionaire te Romantique, el maestro británico aportará su visión de este opus sinfónico de Beethoven. 


Con motivo de esta integral, Gardiner ha concedido una entrevista en exclusiva a la Revista Musical Catalana, que firma Albert Torrens, y de la que ofrecemos un extracto con cuatro preguntas; la podeis leer entera en en el número 371 de la Revista Musical Catalana, correspondiente a los meses de enero a abril de 2020. También la podeis comprar en los puntos de venta habituales  y en La Botiga del Palau, o bien la podeis obtener en versión digital a través del portal de prensa y revistas en catalán iQuiosc.cat.

John Eliot Gardiner, el apóstol de Beethoven

El músico explica cómo afronta esta integral que llevará en gira, con su Orchestre Révolutionnaire et Romantique, que ha incluido la ciudad de Barcelona. El Palau de la Música Catalana será el escenario de la primera de las cinco únicas ciudades del mundo que comprende la gira; las otras son Chicago, Nueva York, Londres y Atenas.

-¿De qué manera la conmemoración de la efeméride ha contribuido a la hora de proponer estos programas?

-Yo no diría que haya servido de excusa. Simplemente, adoro Beethoven y me encanta trabajar las obras principales, como las Sinfonías y su única ópera. Beethoven no necesita ningún aniversario para ser revalidado, pero por otra parte es una buena oportunidad de decir algo nuevo sobre él, si crees que la has descubierto. Y estos descubrimientos aparecen continuamente, son cosas que te llaman la atención cada vez que abres una partitura.

-Después de tanto tiempo trabajando las Sinfonías de Beethoven, ¿cómo es la nueva lectura que ofrecerá ahora?

-Quiero hacer una aproximación nueva cada vez que estudio la partitura. La música que se hacía hace veinte años no es la misma de ahora y dentro de veinte años volverá a ser diferente. Si miras los facsímiles de las Sinfonías de Beethoven, te das cuenta del caos que hay en cada una de las páginas. Es muy difícil de entender. He podido hablar con estudiosos muy buenos de Beethoven, que admiro mucho y que han hecho nuevas ediciones urtext de las Sinfonías, que insisten en que la notación de Beethoven es muy ambigua y ambivalente. No siempre es clara, en absoluto, y en ocasiones tienes que suponer lo que realmente quería, aunque no lo puedas demostrar.

-¿Qué relación tiene con las otras obras de gran formato de Beethoven que no son sinfonías?

-En septiembre haré la Missa Solemnis, que es como su décima sinfonía, una obra increíble. Me encanta dirigir más que casi ninguna otra obra de Beethoven. Y también me gustaría volver a hacer Fidelio, pero este año no podrá ser.

-Todo ello coincide con el trigésimo aniversario de la fundación de su Orquesta Revolucionaria y Romántica. ¿Es Beethoven una de sus razones de ser?

-Absolutamente, porque no podemos tocar Beethoven con instrumentos barrocos. El mundo sonoro cambió entre la década de 1790 y los primeros años del siglo XIX, y varios artesanos que trabajaban sobre todo en París –aunque algunos también en Viena– comenzaron a adaptar los instrumentos para salas y públicos más grandes y orquestas más potentes.


 

Gardiner: La oportunidad de hacer este ciclo en el Palau de la Música, que es una de mis salas favoritas de todo el mundo, era demasiado atractiva para dejarla pasar.

 

En el último concierto de la integral, el 14 de febrero, las voces del Cor de Cambra del Palau de la Música se sumarán a las del Monteverdi Choir para interpretar las partes corales de la Novena Sinfonía.

 

No es habitual que Gardiner dirija coros que no sean propios, pero aceptó la propuesta de la institución porque“siento plena admiración hacia los coros catalanes y espero que será una buena muestra de amistad post-Brexit”.

Fotografías de Sir John Eliot Gardiner: ©Sim Canetty Clarke