COVID-19. Protocolo de seguridad y medidas preventivas. MÁS INFO

Utilizamos cookies para poder estudiar y mejorar la experiencia de usuario de los visitantes de la web. Si continuas navegando por la web entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cuatro preguntas a... Núria Rial

La soprano manresana Núria Rial volverá a actuar en público en el Palau de la Música Catalana, la primera vez después del confinamiento. Será este miércoles, 8 de julio, en un concierto del ciclo Estiu al Palau junto al contratenor Xavier Sabata y el conjunto Vespres d’Arnadí que ya estaba programado el pasado mes de marzo, si bien ahora se presenta con un programa en parte diferente. Así, con el nombre "Io t’abraccio", el concierto será dedicado a árias y duetos de ópera de G. F. Händel.

Os reproducimos parte de la entrevista a la soprano que firma Albert Torrens y que podeis leer entera en la página web de la Revista Musical Catalana en este enlace.


Núria Rial: "Creo que el regreso a los escenarios será muy emotivo"

-¿Cómo estás viviendo la preparación del retorno a la actividad? Más allá de la música, ¿crees que te afectarán las medidas de distanciamiento impuestas en las salas de conciertos?

-Esta situación ha afectado absolutamente todo el mundo, tanto a nivel personal -con muchas dudas, muchas inseguridades, como si podré seguir haciendo lo que me gusta- como global -hay tantas incongruencias y cosas que no se acaban de entender ... creo que el regreso a los escenarios será muy emotivo, porque ya sé que el Palau no estará lleno, pero para todas aquellas personas que vengan -me da igual cuántas sean-, que superen el miedo -que todos tenemos de salir-, cantaremos y tocaremos con todas las ganas. Y yo no me abstraigo, sino que intento siempre conectar con el público. Por todo ello, creo que será muy especial.

-En cuanto al espectáculo, habéis tenido que adaptar el programa y tampoco tendrá mucha libertad de movimientos...

-Será difícil respetar la distancia, porque tanto a Xavier Sabata como a mí nos gusta el contacto. A mí misma me pasa cuando hablo con alguien, que no me doy cuenta y enseguida me apetece tocarlo o agarrar el brazo. Es difícil, pero intentaremos establecer contacto con la música, las miradas ... Este concierto me hace mucha ilusión porque fue el primero que tenía programado y no pude hacer debido al confinamiento -que se decretó el día antes del primer ensayo de este programa- y es el primero que voy a hacer ahora. Sin embargo, hemos tenido que cambiar un poco el programa, lo hemos reducido, hemos sacado la pausa ...


Este concierto me hace mucha ilusión porque fue el primero que tenía programado y no pude hacer debido al confinamiento y es el primero que voy a hacer ahora.

 


- ... y la habéis titulado, muy simbólicamente, "Io t’abraccio"...

-Sí, porque el deseo es este. Lo que no me gusta es que, de todo ello, digan "nueva normalidad": esto no puede ser la normalidad y cuando ves que todo el mundo han tomado esta nomenclatura, es cuando realmente te asustas. Me da más miedo eso que no el virus: que nos acostumbremos a no dar abrazos, a no enseñar la sonrisa tras la mascarilla.

-Tanto este programa monográfico Händel como el de música veneciana que has grabado pertenecen a dos repertorios a los que hace años te dedicas con solvencia. ¿Te molesta que te encasillen?

-Siempre me lo dicen y la verdad es que casi el noventa por ciento de mi actividad la dedico a la música barroca y estoy muy contenta, porque parece que esté hecha para mí o yo para ella. Es algo que me sale de dentro de manera normal y natural. Pero no me considero especialista. Por otra parte, es cierto que a todos los artistas nos suelen poner en una categoría: cuando empecé, me pasé diez años cantando sólo Renacimiento español y no había manera de que a nadie se le ocurriera alguna otra cosa para mí. Después pasé a hacer el Barroco más tardío, italiano y alemán, y los periódicos decían que era especialista en Händel. En realidad, a mí lo que me interesa es luchar contra las etiquetas, ver hasta dónde puedo llegar y dentro de mi vocalidad creo que puedo afrontar diversos estilos. Cuando me dejan cantar otras cosas soy muy feliz y, últimamente, ya estoy haciendo cosas que van un poco más allá: este año cantaré la Cuarta Sinfonía de Mahler y Un réquiem alemán de Brahms.

Fotografía de Núria Rial: © Mercè Rial