Benjamin Alard vuelve al Palau de la Música Catalana para interpretar obras de Bach para órgano

ALARD, Benjamin
El próximo domingo, 6 de marzo (Sala de Conciertos, 18 h), vuelve al Palau de la Música Catalana Benjamin Alard, este año para interpretar un programa con algunas de las obras de J. S. Bach para órgano más conocidas, incluida la famosa Tocata y fuga en Re menor. De habilidades extraordinarias, un talento enorme y una técnica depurada, Alard mantiene una estrecha relación con el Palau de la Música Catalana, donde desde hace más de diez años actúa año tras año para presentar la integral de la obra para teclado de J. S. Bach. Es un lujo contar con él nuevamente esta temporada y por primera vez con un recital con el órgano Walcker del Palau en el marco del ciclo Palau Bach.
Alard –inmerso en la labor titánica de grabar la integral de la obra bachiana para teclado– combinará composiciones de juventud y madurez de lo que “para algunos es el compositor sublime de música de iglesia; para otros, un ejemplo compositivo de sabiduría y perfección. Para los organistas, posiblemente, una auténtica referencia absoluta de la literatura organística, pero posiblemente para todos una figura que marcó un antes y un después, ya no sólo en la historia de la música, sino también para la propia especie humana”, según lo que explica el musicólogo y ensayista Oriol Pérez Treviño en el programa de mano del concierto. J. S. Bach fue "un organista reputadísimo hasta el punto de convertir su nombre en indisociable de este instrumento".
Del Bach más joven Alard interpretará la Tocata y fuga en Re menor, BWV 565, con que se iniciará el concierto, la Passacaglia y fuga en Do menor, BWV 582, auténtico monumento de la música para órgano, y la Tocata, adagio y fuga en Do mayor, BWV 564; mientras que del Bach más maduro interpretará los Seis corales Schübler, BWV 645-650 y las Variaciones Canónicas, BWV 769.
Acerca de Benjamin Alard
Discípulo del gran Gustav Leonhardt, la pasión principal Benjamin Alard ha sido siempre la música de Johann Sebastian Bach y se ha consolidado como uno de sus traductores de referencia. Así, en 2004 ganó el primer premio del Concurso Internacional de Clave de Bruges interpretando obra de este gran compositor. Siendo todavía muy joven empezó a estudiar música en su ciudad natal, Dieppe (Francia). Pronto se sintió atraído por el órgano y entró en el Conservatorio de Rouen, donde estudió con Louis Thiry y François Ménissier. Elizabeth Joyé fue quien le ayudó a introducirse en el clave, y con ella estudió en París antes de continuar en 2003 en la Schola Cantorum de Basilea con Jörg-Andreas Bötticher, Jean-Claude Zehnder y Andrea Marcon. Desde 2005 es el organista titular de la iglesia de Saint-Louis-en-Lîle de París, donde cada temporada organiza un ciclo temático de conciertos en torno a Bach.
Hoy en día compagina su tiempo entre recitales de clave solo y conciertos de música de cámara, indistintamente con el clave o con el órgano. A menudo se presenta con repertorio para dos claves, en dúo con el violinista François Fernandez y con diversas formaciones de cámara. Es invitado habitualmente para actuar como solista en los auditorios, festivales y ciclos más importantes en Europa, Japón y Norteamérica.
Ha grabado para el sello Hortus y también tiene varias grabaciones de obras de J. S. Bach para Alfa. Sus álbumes han recibido constantemente las alabanzas de la prensa y han sido galardonados con numerosos premios. Actualmente se dedica en exclusiva a un proyecto de gran envergadura para Harmonia Mundi, la grabación de la integral de la obra para teclado de Bach, tanto para órgano como para clave. Ya han salido al mercado tres cajas de las diecisiete que integran la colección. Durante la temporada 2021-22 ofrecerá recitales, entre otros, en San Petersburgo, Francia, Países Bajos, Irlanda y España. Y continuará con la grabación del ciclo Bach para Harmonia Mundi.