Utilizamos cookies para poder estudiar y mejorar la experiencia de usuario de los visitantes de la web. Si continuas navegando por la web entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Artyistas invitados 2019-2020

"Es bueno copiar lo que se ve, pero es mucho mejor pintar lo que queda en nuestra memoria después de ver algo. Se trata de una transformación en la que la imaginación y la memoria trabajan juntas. Sólo podemos reproducir lo que nos impactó; sólo la esencia "
— Edgar Degas

La música y su capacidad de transformar y persuadir asocia a mitos tan célebres como El de Orfeo, que rescata Eurídice del inframundo con su lira, o bien los irresistibles cantos de las sirenas, personajes híbridos que obligaban a los marineros que las sentían intentar conquistarlas, aunque infravalorando el riesgo de pilotar los barcos a una muerte segura contra los acantilados.
Como institución cultural, enfrentamos esta temporada reflexionando sobre uno de los grandes retos de la sociedad moderna mediante diferentes lenguajes artísticos.
De qué manera podemos cambiar la sociedad? Esta temporada la Transformación ejemplifica como la música es capaz de agitar nuestras emociones y nuestra conciencia hasta abrirse paso en algo nuevo. Querremos observar cómo el elemento sonoro permite inducir impresiones en los oyentes o activar recuerdos.
La música utilizada de forma deliberada como mecanismo de comunicación puede formar, cambiar o reforzar actitudes. Todo mostrando sus potencialidades, al igual que lo hace un anuncio publicitario con su enorme fuerza, veremos como un motivo musical de cuatro notas: ta-ta-ta-tàààà, influye en nuestra conducta y deja una huella indeleble y duradera.
Todos recordamos como un Gregor Samsa, ya convertido insecto, se conmueve por el sonido del violín de su hermana Greta en La transformación de Kafka. Sale fascinado en un impulso de sensibilidad humana. Este poder de seducción que tiene la música queda reflejado en notables ejemplos de la próxima estación musical: la integral de las Sinfonías de Beethoven por Gardiner, el Fidelio y la Inacabada por Dudamel, las dos grandes Pasiones de Bach por Herreweghe, Rattle al piano acompañante Magdalena Kožená, dos recitales del contratenor Philippe Jaroussky, el Concierto de violín de Berg estrenado en el Palau, a cargo de Josep Pons con el mismo instrumento que sonó aquella noche de 1936 ..., muchas experiencias que invitan a una verdadera transformación, a salir de la sala siendo alguien diferente.

Junto a los intérpretes tendremos una auténtica familia creativa integrada por Jörg Widmann, el actual "clásico" de las salas que con su técnica del collage busca nuevas texturas; Joan Magrané, el genio revisitador los géneros con una mirada puesta en el ars subtilior y el Renacimiento; Joan Fontcuberta mostrando la rebelión física de las imágenes y cómo éstas evolucionan más allá del control de sus autores; Bill Viola, el autor de unos excepcionales tableaux vivants donde la mística y la transformación interior son elementos consustanciales; Perejaume con un proyecto que interroga sobre los límites de la identidad en las personas y como el reconocimiento de una simple firma puede construir el individuo, y Blanca Luz Vidal, que con sus versos desestabilizará nuestras ideas de amor para mostrar que el lenguaje del poema es político y revolucionario.
¿Quedan músicas transformadoras en un presente dominado por el código de las imágenes? La música expresa lo que no puede ser explicado y, por tanto, este será un viaje que busca la excitación y la mutación emocional a partir de la vibración de unas notas ordenadas en un pentagrama y un programa de actividades paralelas que abre y construye un debate. Una seductora invitación que busca la creación de mundos imaginarios e invisibles, la fantasía de otras vidas posibles, la utopía de un mundo mejor y un regalo: la ilusión de un impacto sensorial de auténtica conversión.

Víctor García de Gomar
Director artístico adjunto