Utilizamos cookies para poder estudiar y mejorar la experiencia de usuario de los visitantes de la web. Si continuas navegando por la web entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Miquel Barceló, artista plástico invitado

"Pintamos porque la vida no es suficiente", Miquel Barceló


El Palau toma el relevo de Santi Moix y Antonio López para mostrar la obra expresiva de Miquel Barceló (Felanitx, Mallorca, 1957). Con su estilo inconfundible -como uno de los artistas contemporáneos con más proyección internacional-, este hijo del Mediterráneo plasma en sus obras la preocupación por la naturaleza, el paso del tiempo y los orígenes. Su investigación constante por los materiales (barro, lejía, termitas ...), lo lleva a presentar unas naturalezas muertas llenas de vida; unos altares profanos de humo, oscuridad y misterio donde la angustia también es una herramienta de su trabajo.
Artista poliédrico que se reinventa a cada pincelada, Barceló se dio cuenta de que tenía que volver a pintar todo, que tenía que desaprender lo aprendido; sacando y no añadiendo, buscando un espacio entre la insinuación y el exceso.
Intuitivo e inesperado, nos propone un diálogo entre el Palau y su obra donde el barro será protagonista. Una arcilla usada como si fuera un material pictórico; paradójicamente, es un elemento muy antiguo y primitivo usado de manera moderna. Así, su obra es una expedición hacia el origen; un afán por sumergirse en lo primigenio y fundacional para hacer de sus obras un ejercicio de paleolítico portátil, trabajadas como las pinturas de una cueva.
Esta muestra nos permitirá redescubrir un artista de los grandes y de gran complejidad que se mueve en un equilibrio entre la tentación clásica y la afirmación más contemporánea o moderna en que lo que tiene origen efímero convierte perenne.

Obsesionado con reinventarse a diario, señala con fascinación la cueva de Chauvet y los trabajos de los hombres primitivos como obras capitales. Inspirado por ello, y especulando con la producción de objetos que tienen origen en el universo doméstico, casi ancestral, su permanente búsqueda explica lo que pretendemos en esta colaboración. El barro como material pictórico y la cerámica como gran borrador donde Barceló ensaya relecturas de la cosa popular entre la tradición y las nuevas alternativas. Una forma muy inmediata donde el barro se acopla a la mano, el cuerpo y la realidad. Barceló quiere sobrevivir con una constante: recomenzar (no rehacer).

Actividades relacionadas