Utilizamos cookies para poder estudiar y mejorar la experiencia de usuario de los visitantes de la web. Si continuas navegando por la web entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Màrius Sampere, poeta invitado

“... but you’re the music / While the music lasts”, T. S. Elliot, The dry salvages

La poesía dialoga con el Abismo, buscando la trascendencia. Màrius Sampere (Barcelona, ​​1928) se asoma para escuchar, cavernoso, el "ruido de antes de nacer", en un samsara interminable de origen y final. Una circularidad absorta con una materia prima modulada de texturas, ecos, espasmos, reverberaciones, brogits y frecuentes melodías sinuosas hechas de palabras. Aliento y carne. Ceniza y arcilla. Espíritu y zumo. Oro y gen.
Sampere toma el relevo de poeta de temporada de manos de Narcís Comadira, artesano de una poesía emotiva, musical, sensorial, de coreografiada belleza y cálida grandeza. El Palau propone todo un salto estético y conceptual con el aullido abstracto y el universo de salmos de Sampere, que reflexionan sobre el origen y el final ebrio del líquido amniótico primigenio y el escurridizo chorreo terminal.
Maestro de toda una generación de poetas, ha obtenido el Premio Crítica Serra d'Or, el de la Crítica de Poesía Catalana, el Ciudad de Barcelona, ​​el Nacional de Literatura, el Lletra d'Or y la Cruz de San Jorge, entre otros galardones. Reconocido wagneriano, mahleriano y straussiano, celebra este 2018 el nonagésimo aniversario emulando sus referentes musicales, obsesionado a construir, ladrillo a ladrillo, monumentos de inflamada y faraónica envergadura que trascienden el Tiempo.
Detrás de la idea nuclear del Origen, Sampere invita a atravesar el océano profetizando el reencuentro con nuestro "yo" esencial al otro continente. Flotando sobre las olas, a través de luz y oscuridad, en un mar mudo que tanto puede ser el ruido silenciosa y latente de algo, como los escombros ya devastados de la nada. La celebración de la poesía, la música y el arte como una nueva cita a ciegas con el amante arcano: el Infinito. Como si en vez de morir, tuviésemos que "estrenar zapatos un domingo sin fin".